Aceptar la Herencia

Aceptar la Herencia

ACEPTAR LA HERENCIA… ¿O NO?
En los últimos tiempos, y debido a la situación social pero sobre todo económica, en la que, por
desgracia se encuentra gran parte de la sociedad es cada vez más frecuente renunciar a la
herencia, pues los herederos no pueden hacer frente a los gastos e impuestos derivados de
recibir los bienes de la herencia.
Sin embargo, algo poco conocido es que la renuncia a la herencia también tributa en
determinados casos y por ello vamos a tratar en el presente artículo las cuestiones a tener en
cuenta si nos encontramos ante una situación parecida.
¿En que supuestos tributa la renuncia?
A modo de resumen podemos decir que la persona que renuncia a la herencia, a no ser que la
renuncia sea pura y simple, tiene que hacer frente al impuesto de sucesiones y la persona que
acaba recibiendo la herencia a causa de la renuncia del primero debe hacer frente al impuesto
de donaciones.
a) Forma de renuncia
Se puede renunciar a la herencia de forma pura y simple o a favor de un tercero, la primera
opción conlleva que el que renuncia nunca adquirió la herencia por lo que solo tributará la
persona que de forma efectiva acabe heredando los bienes. En la segunda opción sin embargo
se considera que el renunciante sí que ha adquirido dichos bienes y por tanto tributarán los
dos, el primero por sucesiones y el siguiente por donación.
En caso de la renuncia a favor de tercero, se entiende que al haber adquirido los bienes y
renunciar a ellos posteriormente, el renunciante debe pagar a parte del impuesto de
sucesiones, el IRPF por la ganancia o pérdida patrimonial obtenida, además deberá declarar la
plusvalía salvo que el terreno haya perdido valor con la transmisión, y por ultimo deberá
tributar por impuesto sobre el patrimonio si supera los mínimos exentos.
b) Renunciar a una herencia prescrita
Es cierto que depende del tiempo transcurrido desde la muerte es posible que nos
encontremos con que haya prescrito el derecho de hacienda de exigirnos el Impuesto de
sucesiones. En estos casos el beneficiario que reciba los bienes de la herencia deberá tributar
por donación tanto si la persona que renunció a la herencia lo hizo de forma pura y simple o en
beneficio de un tercero.
Además, si la renuncia a la herencia que ha prescrito fue a favor de tercero, el renunciante no
pagara el impuesto de sucesiones pues ha caducado pero si deberá tributar el IRPF, la plusvalía
municipal y el impuesto sobre el patrimonio (por los ejercicios no prescritos) pues en este caso
se considera, como hemos dicho que el renunciante adquirió los bienes en el momento del
fallecimiento.
Si se encuentra en una situación parecida no dude en ponerse en contacto con nosotros,
nuestro departamento legal estará encantado de resolver sus dudas.

Sobre el autor

Redactor administrator

    error: Content is protected !!
    WhatsApp WhatsApp