INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS AL INTENTAR SALVAR A SU PERRITA DEL ATAQUE DE OTRO PERRO

INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS AL INTENTAR SALVAR A SU PERRITA DEL ATAQUE DE OTRO PERRO

La Audiencia Provincial de La Rioja condena, mediante su reciente sentencia, al dueño de un
perro a indemnizar a un hombre que fue agredido por las mordeduras que le ocasionó su perro,
mientras intentaba salvar a su perra para que no fuese herida. Aunque el agredido era conocedor
del riesgo al que se exponía, los magistrados consideran que el propio dueño del perro agresor es
quién debía cuidar de la actuación de su perro de gran tamaño y que no llevaba bozal.

Los perros de los litigantes se enfrentaron en una pelea, y el demandante con el fin de salvar a su
perra, se interpuso a cogerla en medio de la pelea. Entonces el perro del demandado, de más
envergadura y de raza peligrosa, le mordió, causándole las lesiones objeto de su reclamación.

La demanda fue desestimada en primera instancia al considerar que existió concurrencia de
culpas, siendo responsabilidad exclusiva del demandante, debiendo asumir las lesiones causadas
al coger a su perra.

En cambio, la Audiencia Provincial revoca la sentencia del Juzgado y estima la demanda por
daños y perjuicios ejercitada. Todo ello, por entender que, si bien el demandante debía ser
conocedor del riesgo al que se exponía al coger a su perra mientras concurría la pelea con el otro
perro, siendo este el momento en el que sufrió el mordisco, éste comportamiento no puede
conllevar una imputación culpable exclusiva del hecho dañoso, exoneradora de la responsabilidad
del demandado.

Por lo que no aprecia una falta de precaución por el demandante o una actuación imprudente que
pueda serle imputable al intentar salvar a su perra, pues a él le correspondía cuidar de la misma.
Además, tuvo en cuenta que sólo su perra sufrió heridas, mientras que el perro del demandando
no resultó lesionado, sin tan siquiera padecer algún rasguño, no siendo común ni normal si la
pelea se hubiese ocasionado entre perros de mismas características.

En consecuencia, el demandado tenía la obligación de cuidar de la actuación de su perro, siendo
éste quién atacó al perro del demandante y éste último lo cogió para velar por la integridad de su
perra, poniéndose en peligro a sí mismo, pero no eximiendo por este motivo al demandado de su
responsabilidad objetiva.

Por todo ello, el Tribunal condena al demandado al pago de las cantidades reclamadas por el
demandante en concepto de lesiones, secuelas y daños morales que le fueron ocasionados como

consecuencia del ataque de su perro, ascendiendo a 5.000 euros, así como al pago de los gastos
de veterinario.

En GABINETE AGGAR contamos con un equipo especialista en reclamaciones por lesiones, si se
encuentra en una situación similar, no dude en concertar visita con nosotros y le asesoraremos
sobre los derechos que le amparan.

Sobre el autor

Redactor administrator

    error: Content is protected !!
    WhatsApp WhatsApp

     

    Estimado cliente, le comunicamos que estas oficinas permanecerán cerradas desde el 1 de agosto hasta el 29 de agosto, ambos inclusive.