NULO EL DESPIDO POR SÍNTOMAS COMPATIBLES CON COVID + 6.000 € DE DAÑO MORAL

NULO EL DESPIDO POR SÍNTOMAS COMPATIBLES CON COVID + 6.000 € DE DAÑO MORAL

El despido disciplinario comunicado a una trabajadora al día siguiente de
informar a la empresa sobre padecer una sintomatología compatible con COVID-19,
ha sido declarado por el Juzgado de lo Social nº9 de Murcia nulo, condenando
además a la empresa ha abonar la cantidad de 6.250 euros en concepto de
indemnización por daño moral.
La trabajadora comunicó a su encargado a través de un mensaje de
''WhatsApp'' que llevaba un par de días padeciendo síntomas compatibles con la
infección por COVID-19, tales como, tos, dolor de garganta, dificulta respiratoria, etc.
En consecuencia, el médico le otorgó la baja por incapacidad temporal ante un posible
contagio, activándose el correspondiente protocolo sanitario, medidas entre las cuales
se encuentra la cuarentena domiciliaria por un periodo de dos semanas.
Como justificación del despido disciplinario, la empresa imputó a la trabajadora
la comisión de dos infracciones muy graves relativas a falta de rendimiento continuado
y voluntario en sus tareas, la primera, por tardar un 30% más de tiempo que el resto
de trabajadores en el desempeño de las mismas tareas, y la segunda, por falta de
transmisión de los pedidos con suficiente aprovisionamiento, ocasionado falta de
producto.
En consecuencia, la trabajadora interpuso la correspondiente demanda,
solicitando que se considerara nula la extinción de la relación laboral, además de
reclamar la suma de 6.250 euros en concepto de indemnización por vulneración de
sus derechos fundamentales y la parte correspondiente a la nómina del mes corriente,
además de días de vacaciones.
La Sentencia considera que existen indicios suficientes para estimar que el
despido se ha realizado vulnerando derechos fundamentales, el cual fue comunicado
horas después de poner en conocimiento de la empresa la posibilidad de haber
contraído COVID-19, que no puede negar el desconocimiento de tal circunstancias por
los mensajes enviados por la demandante, habiendo hecho referencia a los mismos en
la propia carta de despido.
La precipitación de la empresa en despedir a la trabajadora conduce a pensar,
según la resolución, que el verdadero motivo no era su bajo rendimiento sino el temor
a las repercusiones de conocerse que una trabajadora, que esta de cara al público,
habría sufrido un posible contagio, tratándose de una enfermedad estigmatizante que
produce rechazo a terceras personas.
Determina el Juzgado de lo Social que el despido se ha realizado vulnerando
los derechos fundamentales de la trabajadora, en concreto se ha infringido la
prohibición de discriminación (art. 14 de la C.E.), el derecho a la integridad física y a la
salud (art. 15 de la C.E.), al basarse en el hecho de que la trabajadora podría estar
infectada por un virus contagioso. Por lo tanto, el despido se determina que es nulo y
la empresa debe de readmitir a la trabajadora en las mismas condiciones y abonar los
salarios de tramitación desde la fecha del despido hasta la fecha de readmisión.

Por último, en cuanto al daño moral, refiere la sentencia que ''resulta muy difícil
o costoso para la parte demandante acreditar el importe''. A pesar de ello, el juzgador
encuadra la conducta de la empresa como una infracción muy grave, tipificada en el
artículo 8.12 de la LISOS, por lo que estima correcto el importe resarcitorio por importe
de 6.250.-€.
Desde GABINETE AGGAR estamos a su entera disposición para el caso de
que se encontrara ante una situación similar, un despido por vulneración de derecho
fundamentales de cualquier índole o consulta laboral que desee realizar.

Sobre el autor

Redactor administrator

    error: Content is protected !!
    WhatsApp WhatsApp