RECLAMACIÓN DE CANTIDAD POR DEFICIENCIA EN LA ATENCIÓN MÉDICA

RECLAMACIÓN DE CANTIDAD POR DEFICIENCIA EN LA ATENCIÓN MÉDICA

Doña N. acudió a recibir atención sanitaria a causa de un dolor punzante en la espalda que luego recorría todo el cuerpo. Al realizarle un examen médico, Doña N. es diagnosticada de lumbalgia con opresión del nervio ciático, por lo que se le recetan una serie de ejercicios y medicamentos. Tras un tiempo de tratamiento sin mejora aparente, los médicos de traumatología le realizaron una serie de exámenes más pormenorizados que revelaron una lesión más grave de lo que se pensaba, por lo que Doña N. fue puesta en lista de espera para cirugía.

El día 16 de diciembre

Doña N. acudió al hospital para que le fuera practicada la intervención quirúrgica. Durante la fase final de la intervención se evidenció un sangrado abundante al que los facultativos no dieron importancia ni investigaron su causa a pesar del empeoramiento de sus constantes vitales que experimentó la paciente, procediendo a trasladarla a la sala de reanimación, refiriendo los facultativos a los familiares que la operación se había desarrollado con normalidad y que en pocos días podría ser dada de alta.

Finalmente, la hemorragia generada por la sección iatrogénica de la arteria padecida por la paciente durante la operación concluyó en el fallecimiento de Doña N. La familia de la paciente se plantea reclamar, ya que en un principio los médicos no dieron importancia a la hemorragia que sufría la fallecida, ni actuaron adecuadamente cuando la misma se presentó.

Los hechos relatados en la demanda, así como un informe pericial encargado por la actora concluyen que el fallecimiento de Doña N. fue evitable y consecuencia de una concatenación de negligencias médicas. Esto se debe a la falta de diligencia de los médicos que obviaron la localización de varias arterias vitales en la zona de la intervención quirúrgica que podían perfectamente resulta dañadas y que, de hacerlo, necesitaban una asistencia urgente que no se produjo. Además, Doña N. expresó su malestar y las pruebas delataron una falta de sangre evidente de la que era causante la hemorragia interna, pero los servicios médicos, aún así, no reaccionaron a tiempo.

 

La juzgadora considera probada la existencia de una negligencia médica a raíz de las pruebas practicadas, entendiendo que el fallecimiento de Doña N. fue evitable y se debió a la falta de diligencia del personal sanitario del hospital. Además, en virtud de la Ley de Contratos de Seguro, que regula la cuantía de las indemnizaciones.

Además, se impone el pago íntegro de las costas procesales a la demandada en virtud de lo establecido en el art. 394.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, que dice:

“1. En los procesos declarativos, las costas de la primera instancia se impondrán a la parte que haya visto rechazadas todas sus pretensiones, salvo que el tribunal aprecie, y así lo razone, que el caso presentaba serias dudas de hecho o de derecho. Para apreciar, a efectos de condena en costas, que el caso era jurídicamente dudoso se tendrá en cuenta la jurisprudencia recaída en casos similares.”

 

 

Desde el Gabinete AGGAR disponemos de un equipo especializado en reclamación por negligencias médicas. Si usted posee un problema con una mala praxis médica, no dude en ponerse en contacto con nuestro departamento jurídico.

Sobre el autor

Santiago administrator

error: Content is protected !!
WhatsApp WhatsApp